Mont Saint Michel.

Hola a todos.

En octubre de 2007 fuimos de luna de miel a Francia.
En coche de alquiler recorrimos el valle del loira y fuimos también al Mont Saint Michel. Sobre el valle del loira podeis leer el post pinchando aquí.

En este post os vamos a hablar sobre el Mont Saint Michel.

En este enlace podeis encontrar mucha información sobre el monte.

Es un destino espectacular, nosotros llegamos por la mañana, después de unas 3 horas de coche desde Noizay (valle del Loira) que es donde teníamos el hotel esa noche. Al llegar al Mont Saint Michel tienes que meter el coche en parking de visitantes, que es el primero que te encuentras.
Nada más llegar las vistas son increibles, la abadía imponente sobre el monte. Muy, muy bonito.

lunademiel_francia_08_18102007-571

Alojarse en el Mont Saint Michel

En el enlace que os hemos puesto arriba podeis ver los hoteles que hay dentro del monte. Nosotros nos alojamos en “Le mouton blanc”. Es un hotel de dos estrellas, pero está muy limpio y es muy bonito. Lo aconsejamos. Además no es nada caro, porque nos costó la habitación 75€ por una noche. En este enlace podéis ver el hotel y hacer la reserva online.

Las mareas

Hay que decir que cuando sube la marea el monte entero queda rodeado por agua, y el parking de visitantes se inunda, así que hay que mirar el horario de mareas en el enlace que os hemos dejado al principio del post, para saber a que hora hay que salir de allí, a menos que queramos que nuestro coche se lo lleve el agua. También al llegar al monte te avisan de la hora a la que sube la marea.
Para las personas que están alojadas se habilita un parking, que está más cerca del monte y que al estar en alto no se inunda.

Una vez entramos en el monte, la sensación de que el tiempo no ha pasado por ahí te invade por todo el cuerpo. La verdad es que el monte es bastante pequeño. De hecho hay una calle que sube hacia la abadía, y en esa calle se encuentran los hoteles, restaurantes y tiendas de recuerdos.

lunademiel_francia_08_18102007-585

Además de la abadía también se pueden ver cuatro museos muy curiosos, que puedes comprar un bono y te salen más baratos. Pero si vais con el tiempo justo, lo mejor es dedicarle tiempo a la abadía.

Contemplar desde las murallas como la marea avanza lentamente hasta cubrir totalmente la extensión que unas horas antes era tierra, es un espectáculo muy curioso. El problema es que sólo se puede ver si te alojas en un hotel, o si aparcas unos cientos de metros antes del monte, para evitar que la marea se lleve tu coche.

lunademiel_francia_08_18102007-594

Por la noche iluminan la abadía y desde la carretera se ve muy bonita y romántica.

lunademiel_francia_08_18102007-684

Cenamos en un restaurante, pegado a la muralla, donde ofrecían, como en todos los restaurantes del monte, la famosa tortilla del Mont Saint Michel. La tortilla la empezó a hacer la Mére Poulard hace muchísimos años, para que los peregrinos que llegaban al monte exhaustos del viaje recuperaran sus fuerzas.
La susodicha tortilla es simplemente huevo batido al punto de nieve, y al echarlo en la sartén se queda cuajado por fuera y blando por dentro. Definitivamente no recomiendo comer esa tortilla, aunque siempre se tenga curiosidad, la verdad es que no está muy buena…

lunademiel_francia_08_18102007-680

Al día siguiente teníamos que ir a París en coche. Nos levantamos tan temprano que coincidimos con la gente que llevaba la mercancía a hoteles y restaurantes, a eso de las 6 de la mañana. Los croissants, las fresas, etc.. se iban dejando en cajitas en las puertas de los restaurantes.

Recomendamos plenamente la experiencia de visitar este maravilloso legado histórico :).

Anuncios

Holanda en coche.

Hola a todos.

Nos hemos ido en Agosto un par de semanas a Holanda y Belgica. Vamos a hacer este post sobre las 8 noches que estuvimos en los Países Bajos, y que recorrimos en coche.

Llegamos al aeropuerto de Bruselas, volando con Iberia, sin problemas ni retrasos. Allí nos esperaba un coche de Hertz, un Ford Fiesta. Siempre que tenemos que alquilar un coche lo hacemos un Hertz, y siempre ha estado todo perfecto. En este caso el coche tenía 2800 Km, prácticamente nuevo, y además era diesel, cosa que nos vino muy bien, porque tanto en Holanda como en Bélgica el diesel estaba unos 25 centimos por litro más barato que la gasolina.

La planificación que teníamos era 4 noches en Amsterdam, y otras 4 noches en Delft. Cada día de los que estuvieramos en Delft haríamos una ruta en coche. Así hemos recorrido las provincias de Holanda del Norte, Holanda del Sur y Utretch, que son 3 de las 12 provincias que componen los Países Bajos.

Días 1 al 4. Amsterdam

Desde el aeropuerto de Bruselas a Amsterdam se tardan 2 horas. Las carreteras en Belgica y Holanda están en muy buen estado, especialmente en Holanda, impecables.

Aparcar en Amsterdam

Aparcar en el centro de Amsterdam es complicado. Toda la zona centro es zona azul, el coste es (dependiendo de la zona) caro, aunque puedes usar bonos de día completo o de semana, aún así es caro. El domingo es gratis

Otra opción es usar un parking publico, que los precios están entre los 26€ y los 40€ al día.

La última opción es usar el P+R (Park and ride), con lo que aparcas en uno los parkings destinados a esto, que están en las afueras, por 6€ al día, y en ese precio entra el billete de transporte publico para que llegues al centro. Es una iniciativa para desatascar el centro de Amsterdam de coches.

Si quereis más información sobre aparcar en Amsterdam mirad este link: http://www.amsterdam.info/parking/

El hotel en Amsterdam

El hotel que teníamos fue el ACH Leidse Square. Está muy cerca de Leidseplein (2 minutos andando), que es una plaza muy animada con muchos restaurantes y bares en la plaza y alrededores. Además a menos de 5 minutos andando está la zona de los museos, y también se puede dar un paseo hasta la plaza Dam, barrio rojo, etc..

Lo reservamos a través de www.hotels.nl. El hotel es de 3 estrellas, y está genial. El desayuno tipo buffet es un poco escaso, pero suficiente para desayunar más que bien. El hotel está muy limpio y la gente es muy amable. Lo mejor es su ubicación, ya que desde ahí se puede ir andando a cualquier sitio de Amsterdam.

La tarjeta “I amsterdam Card”

Es una tarjeta con la que se entra gratis en la mayoría de los museos de Amsterdam, tienes un crucero en barco por los canales gratis, tienes gratis el transporte público y descuentos en varios restaurantes y otras cosas interesantes como alquiler de bicis con Macbike. Para un día cuesta 33€, y la verdad es que nosotros lo rentabilizamos, porque los descuentos no tienes que gastarlos el día (o días) que usas la tarjeta en los museos, y lo mismo pasa con el tranporte público, la tarjeta de transporte publico es distinta a la de los museos y la puedes usar durante el tiempo que hayas comprado, pero no tiene que ser a la vez que la de los museos.

Podeis encontrar más información en http://www.iamsterdamcard.com/

¿Que ver en Amsterdam?

Lo mejor de Amsterdam es perderse por sus calles y canales. Pasear y pasear.
Ahí va una típica foto de los canales de Amsterdam:

Los canales de Amsterdam

El centro de Amsterdam es pequeño, así que andando se puede ir a todos los sitios. Alquilar una bici es una idea muy buena. Nosotros alquilamos con Macbike, aunque hay otros sitios donde alquilan bicis, ese nos daba buena espina, y además teníamos descuento con la iamsterdam card.

Además del barrio rojo y los coffee shops, que seguramente sea lo más conocido de la ciudad, Amsterdam tiene unas cuantas cosas que merecen la pena:

  • Rijksmuseum. La verdad es que nos decepcionó un poco, porque pensabamos que era más grande, aún así su visita es imprescincible
  • Van Gogh Museum. Espectacular la colección de obras de Van Gogh. Suele haber colas, así que es recomendable ir tempranito.
  • La casa de Ana Frank. Visita imprescindible. Uno no puede ir a Amsterdam y perderse esto. Sobrecogedora experiencia. Es recomendable ir a primera hora de la mañana, que luego suele haber colas bastante considerables.
  • El museo casa barco. Es una de las muchas casas-barco que hay por los canales de amsterdam, pero ésta la han convertido en museo. Por 3,25€ puedes visitarla por dentro. La verdad es que el primer día que estabamos en Amsterdam no nos llamaba la atención, pero después de ver tantas casas-barco, te preguntas como son de grandes por dentro. Aquí va una foto:
    Interior del museo Barco-casa

    Interior del museo Barco-casa

  • La casa de Rembrandt. Se puede ver como vivía este genio de la pintura, algunos de sus grabados, su estudio, etc..
  • El barrio chino. Muy cerca del barrio rojo, merece la pena dar un paseo por esta zona. Hay varios sitios de masajes. Si os gusta la comida Tailandesa, probad en el Thai Snackbar “Bird”. Dentro del barrio chino también podemos ver un templo. Aquí va una foto:
    Barrio Chino en Amsterdam

    Barrio Chino en Amsterdam

Otra cosa que podemos hacer en Amsterdam es ir de mercadillos. Uno de los más famosos es el de Albert Cuyp Markt, a lo largo de la calle Albert Cuypstraat.

Y ya que estamos en Holanda, siempre hay que traerse unos bulbos de tulipanes o cualquier otra flor. En el canal Singel, hay un mercado de flores permanente, con muchos puestos.

Día 5. Haarlem, Leiden, Delft

El 5º día dejabamos atrás Amsterdam. Antes de irnos de Amsterdam pasamos por el Begijnhof (beatario), que es un barrio de una congregación de beatas. Se puede entrar por dos puertas, pero solo hasta las 5 de la tarde. Dentro se puede ver la casa más antigua que se conserva en Amsterdam.

Salimos de Amsterdam hacia Haarlem, la capital de la provincia de Holanda Septentrional. El camino es bastante corto, unos 15 o 20 minutos. Dejamos el coche cerca de Grote Markt, al lado del rio Spaarne. Lo mejor de Haarlem es pasear por la Grote Markt, donde está el ayuntamiento y la catedral y alrededores donde uno puede admirar edificios históricos y empaparse del encanto de esta ciudad. Dentro de la catedral de San Bavón se puede admirar un enorme y magnifico organo de 30 metros de altura, que dicen que fue tocado por Mozart.
Esta es la catedral de Haarlem:

La espectacular catedral de Haarlem

La espectacular catedral de Haarlem

Y ahora una foto del órgano de la catedral de Haarlem:

El órgano de la catedral de Haarlem

El órgano de la catedral de Haarlem

Antes de irnos nos tomamos una cervecita observando el río Spaarne y su puente giratorio.

Antes de comer llegamos a Leiden. Leiden es una ciudad universitaria, que nos impresionó por la belleza de sus canales, y la vidilla que existe en el centro. La verdad es que nos gustó mucho más de lo que esperabamos, es una ciudad muy especial. Aparcamos el coche en zona azul al lado de Haarlemstraat, que es una calle peatonal llena de tiendas, y está muy cerca de Oude Rijn, un canal con mucho encanto plagado de restaurantes. Desde Haarlemstraat queríamos llegar a la zona del ayuntamiento, y la verdad es que cruzando por Oude Rijn se tardan 2 minutos, sin embargo nos guiaron mal y dimos una vuelta muy grande, pero vimos algún molino de viento y un par de canales, así que el paseo mereció la pena. Nos dijeron que la zona de la universidad es muy bonita, pero la verdad es que teníamos hambre y decidimos no ir.

Comimos en Oude Rijn en un bar que, como otros de esa calle, tiene la terraza en un barco sobre el canal. La zona es muy bonita, además comimos muy bien. Aquí van un par de fotos de un puente sobre ese canal, donde se puede ver a la gente en los “barco-terraza”:

Oude Rijn en Leiden

Oude Rijn en Leiden


Oude Rijn en Leiden

Oude Rijn en Leiden

En Leiden existen varios molinos de viento. Uno de ellos es un museo es el Molen de Valk. Nosotros no pudimos entrar, pero tanto el molino como la zona donde se encuentra son muy bonitos. De todas formas, otro día fuimos a Zansse Schans, y ahí sí que vimos molinos.. 🙂

Después de comer, rumbo a Delft donde teníamos el hotel por cuatro noches.

Delft es especial. El Markt es espectacular. Ahí se levanta la Niewe Kerk imponente, y enfrente el edificio del ayuntamiento. Alrededor del Markt todas las casas son preciosas, ahora muchas se han convertido en bares o restaurantes. La ciudad tiene mucha vida por la noche, se nota que hay mucho turista. Y es que es normal que haya mucho turista, porque pasear por las calles te lleva a otros tiempos, a pesar de que las tiendas y los restaurantes se suceden uno tras otro por todo el centro histórico.

La niewe kerk (observar el tamaño de las personas que están cerca de la iglesia):

Niewe Kerk

Niewe Kerk

Nuestro hotel en Delft

En Delft nos alojamos 4 noches en el hotel De Plantaan (http://www.hoteldeplataan.nl/spa/index.php). El hotel es muy bonito y muy limpio, y muy bien cuidado. La gente super amable. Tiene un bar muy bien decorado, donde se sirve por la mañana el desayuno, buffet. Las habitaciones son muy bonitas, porque están pintadas con motivos florales, y el cabecero de nuestra cama tenía forma de hoja gigante. La única pega es el baño, en el que al ducharte se inunda la parte del retrete, y ya no lo puedes usar hasta que hagan la habitación. Pero bueno, dejabamos la ducha justo para antes de irnos y punto.

Además la situación del hotel es inmejorable, ya que estás a dos minutos andando de Markt, y en la misma plaza del hotel hay otro bar y un restaurante italiano.

Día 6. La Haya, Rotterdam y Madurodam

Ese día llovió lo que no está escrito. Desde que estabamos desayunando ya estaba cayendo mucha agua. Como no sabíamos si iba a durar mucho o no cogimos y coche y decidimos ir primero a La Haya. Como llovía a cantaros decidimos ver la ciudad desde el coche, así que dimos varios paseos con el coche viendo los edificios más importantes.

Después decidimos ir hacia Rotterdam. Afortunadamente la lluvia nos dio un respiro.

Rotterdam es una ciudad moderna con imponentes edificios. Fue muy debastada en la segunda guerra mundial, y prácticamente no queda ningún edificio anterior a los bombardeos.

Fuimos a ver las casas en forma de cubo, que son muy curiosas. Una de ellas es un museo, y por 2,50€ puedes ver que tal se vive dentro. La verdad es que sorprende todo el espacio que hay.

Aquí va una foto de las casas cubo:

Casas Cubo

Casas Cubo

Hay que decir que fuimos muy poco previsores e intentamos ir al parque floral de Keukenhof, en Lisse. Es el parque floral más grande del mundo, y en primavera (que es cuando abre) es espectacular. Si quereis ver los horarios de apertura y las fechas en las que podeis verlo, ésta es su página web: http://www.keukenhof.nl/nm/espagnol.html

Obviamente, cuando llegamos vimos que en agosto no está abierto ni hay flores ni ná.. 🙂

Después fuimos a Madurodam (http://www.madurodam.nl/templates/mad/global/index.php?lngid=3&sqlmode=1&fid=657), que es una ciudad en miniatura. Se compone de muchas miniaturas de edificios y construcciones de todas las partes de Holanda, como casas típicas del norte de holanda, unas vías de tren que se elevan cuando pasan los barcos de Gouda, los canales de Amsterdam, etc..

Madurodam, una ciudad en miniatura

Madurodam, una ciudad en miniatura

Además tiene una parte, cubierta, que es bastante grande y que está dedicada a barrio sésamo, donde los niños se lo pasan genial.

La verdad es que Madurodam merece la pena, a nosotros nos gustó mucho. Lo único malo es el restaurante, donde solo puedes encontrar comida rápida como perritos o hamburguesas, aunque desde fuera parece que tienen más cosas.

Día 7. Alkmaar, Voledam, Marken, Edam y Zaanse Schaans

El día ameneció con tormentas y pensabamos que se nos iba a fastidiar el mercado de quesos de Alkmaar, que teníamos muchas ganas de ver. Al final hubo suerte y apenas llovió.

El mercado de quesos de Alkmaar se celebra todos los viernes, desde mediados de Abril a mediados de Septiembre. Es una tradición que se remonta a 1593, y la verdad es que es muy curioso de ver como los mozos transportan y pesan el queso.

Empieza a las 10 de la mañana, pero es recomendable llegar media hora antes para coger sitio, porque luego hay muchos turistas y no se ve bien. Cerca de la plaza del mercado hay algún parking publico para dejar el coche.
Aquí vemos a los “carriers” que llevan el queso para pesarlo, y luego lo recogen:

Mercado de quesos de Alkmaar

Mercado de quesos de Alkmaar

A parte del mercado, Alkmaar es muy bonito, aunque no nos quedamos mucho tiempo, pero nos dio para echarnos una cerveza en un bar que tenía la terraza en un puente sobre un canal, y a entrar en Zara, y es que había una calle muy animada con muchas tiendas. De Alkmaar también hay que decir, que como otras ciudades de Holanda, además de Amsterdam, tiene su barrio rojo.

Después ibamos hacia Hoorn, pero como no ibamos muy bien de tiempo decidimos ir a Volendam. De Volendam hablaba muy bien la gente, aunque a nosotros nos decepcionó. Al llegar a Volendam, aparcamos justo enfrente de una oficina de información turística, y nos dieron un plano, y nos indicaron que la parte más bonita es la del puerto y alrededores. Sinceramente nos decepcionó, porque hay muchos pueblos más bonitos que Volendam.

Al lado de Volendam está Edam. Aparcamos el coche y dimos un paseito por el centro de este pequeño pueblo. La verdad es que nos gusto más que Volendam. Una fotito de Edam:

En el centro de Edam

En el centro de Edam

Hay que decir que en Edam, también se celebra un mercado de quesos. Podeis ver más en el post que hemos hecho sobre esto. Ahí va una foto de una tienda de quesos:

Tienda de quesos en Edam

Tienda de quesos en Edam

Ahora nos vamos a ver molinos de viento.
Zaanse Schans es una zona donde existen varios molinos de viento que aún funcionan. Donde antes había miles de ellos ahora quedan 6 o 7. Se usaban para hacer pintura o aceites, para serrar madera, para hacer mostaza, etc..
La zona es muy bonita, y te imaginas como sería cuando había tantos molinos.
Uno de los molinos está abierto al publico (2,50€) para ver como funcionan. Es un molino de pintura, y la verdad es que subir arriba y estar al lado de las aspas da un poco de miedo, porque se mueven bastante deprisa. Hay otro molino, en el que hacen mostaza. Nosotros compramos un bote y está exquisita.
Los horarios y precios los podeis ver en el link que os acabo de poner.

Ahí van un par de fotos de Zaanse Schans:

Zaanse Schans, molinos de viento holandeses

Zaanse Schans, molinos de viento holandeses

Zaanse Schans, molinos de viento holandeses

Zaanse Schans, molinos de viento holandeses

Seguidamente, como teníamos tiempo, fuimos a Marken. Es un pueblo que tiene un encanto especial, porque está prácticamente intacto desde hace muchos años. Se puede llegar por carretera, o por barco desde Volendam (dicen que el trayecto es muy bonito). Nosotros fuimos por carretera. Al llegar a Marken, entras directamente en el parking del pueblo, no se puede entrar por otro sitio, y te cobran 5€ por todo el rato que quieras estar.
La verdad es que el pueblo es muy bonito, merece la pena darse un paseo entre sus casas. Ahí va una foto:

Marken

Marken

Día 8. Gouda, Castillo de Haar y Delft

El último día que pasabamos entero en Holanda. Fuimos a la provincia de Utretch.

Gouda es un pueblo muy bonito. Es especialmente curioso el ayuntamiento.

El ayuntamiendo de Gouda

El ayuntamiendo de Gouda


Como era sábado había mercadillo en la plaza del ayuntamiento y compramos unos quesos bastante bien de precio. Las calles de los alrededores tienen bastante encanto y se puede dar un paseo bonito. En la plaza hay muchos bares y en uno de ellos nos tomamos una cerveza. Como curiosidad, ahí vimos la primera medalla de oro de los españoles en los juegos olimpicos de pekin, en ciclismo, una modalidad donde los holandeses suelen ser buenos..

Siguiendo en la provincia de Utretch fuimos a ver el Castillo De Haar.
Los jardines son inmensos, y el castillo es muy bonito, aunque estaba en reconstrucción. Había dos tipos de entrada, solo jardines, y visita al castillo. Escogimos la de solo jardines, porque la visita al castillo era guiada en inglés, así que optamos por dar un paseo y disfrutar del castillo por fuera. Hay van una fotillo:

Castillo De Haar

Castillo De Haar

Y después de todo esto, ya era nuestro ultimo día en Holanda, así que nos volvimos a Delft a disfrutar de la ciudad, y a despedirnos de Holanda tomandonos una buena pinta de cerveza en el Markt en Delft.

Un viaje muy bonito, una gente muy agradable y acogedora.. Hasta pronto Holanda.

El valle del Loira. Castillos y pueblos

El Loira es un río frances. Es el más largo del país y pasa, entre otras ciudades, por Orleans, Tours y Nantes.

La concentración de monumentos, principalmente castillos, en la zona conocida como “Valle del Loira” le ha valido para que la UNESCO lo declarara patrimonio de la Humanidad en el año 2000.

Nosotros fuimos de luna de miel, entre otros sitios, por el valle del loira con un coche de alquiler. Os queremos contar los sitios que vimos, lo que nos llamó la atención y lo que más nos gustó.

Nuestra planificación era para cuatro noches, así que no podríamos ver todo lo que ofrece el valle, con lo que decidimos ver la zona entre Orleans y Tours.

Orleans.

Llegamos al aeropuerto de Orly. Según nosotros, es un aeropuerto bastante malo. En la zona de embarque (cuando regresabamos) no había ni una sola tienda y una sola cafetería. Pero bueno, cogimos nuestro coche alquilado con Hertz, un opel corsa, y todo genial. Siempre alquilamos con Hertz porque siempre nos tratan bien y no hemos tenido, de momento, ningún problema con ellos.

Desde Orly nos fuimos a Orleans, parando a comer algo que teníamos bastante hambre.

Orleans es una ciudad de más de 100.000 habitantes, y lo más llamativo que tiene es su espectacular catedral gótica. La parte que vimos y que es la más bonita de la ciudad son las calles que hay desde la Rue Jeanne d’Arc (que lleva a la catedral) bajando hacia el río y también la Place du Martroi. Hay varias calles peatonales que tienen mucho encanto para dar un paseito por ellas y comer o cenar ahí. Justo debajo de la catedral hay un parking, muy interesante para dejar el coche si el hotel está alejado de esa zona.
Un par de fotos de Orleans:

Orleans

Orleans


Orleans

Orleans


En la Rue du Bourgogne, encontramos un pub que se llama Paxton’s. Lo llevaba un hombre muy majo, que hablaba un poco de castellano y se hizo amigo nuestro, y nos enseñó el pub entero, que los fines de semana lo abren del todo, pero como era día de diario solo estaba abierta una parte. En el pub sonaba blues, nos tomamos una cerveza y el dueño nos invitó a otra.. mooola!

Después cenamos en esa misma calle, en una creperie.. muy rico todo. En Orleans pasamos una noche en el hotel Escale Oceania Orléans, en el 16 Quai Saint Laurent, lo cogimos porque aunque era de 2 estrellas la gente hablaba bien de él.. Está cerca del centro, aunque fuimos en coche, y limpio, así que fenomenal.

Meung-sur-Loire

Es un pueblo pequeñito, que está muy cerca de Orleans. El centro es bastante acojedor, y tiene un castillo y una iglesia bastante impresionantes, teniendo en cuenta el tamaño del pueblo. Nosotros llegamos tempranito y el castillo aún no estaba abierto, la entrada cuesta 7€, así que nos tomamos un café y nos fuimos, pero mereció la pena pasar por aquí. Mirad una fotito que hicimos ahí:

Meung-sur-Loire

Meung-sur-Loire

Chambord

Sin lugar a dudas uno de los castillos más impresionantes, no solo por su bella arquitectura renacentista sino también por su tamaño. Consta de 6 torres, 440 habitaciones, 365 chimeneas y 84 escaleras. Aquí vemos una foto el castillo de Chambord:

Su visita es muy recomendable, en el interior se pueden ver varios aposentos, y sobre todo, la escalera de doble helice donde, los que bajan no veían a los que subían, muy curioso.

Blois

Después de Chambord llegamos a Blois. Decidimos pasar la noche allí porque tenía un castillo. Sin embargo el pueblo en sí es más bonito que el castillo, de hecho al castillo no pasamos. En el punto de información turística nos dieron un folleto donde te indicaban cuatro rutas que se pueden hacer a pie, mientras ves los monumentos. Y la verdad es que está muy chulo, porque en el suelo vas encontrando las señales para seguir tu ruta. Nosotros hicimos la ruta “flor de lis” (la dirección de la flor indica hacia donde tienes que ir):

La verdad es que el pueblo tiene mucho encanto, y como decía, el castillo no nos llamó mucho la atención, aunque todo el mundo dice que es muy bonito, preferimos hacer una rutita por la ciudad.
A las 7 de la tarde, ya no había nadie por las calles y nos costó mucho encontrar un sitio para cenar, de hecho, al final tuvimos que comernos un par de sandwiches en un puesto en la calle y marcharnos al hotel. El hotel Le Savoie, 6-8 Rue Du Dr Ducoux, lo cogimos porque estaba cerca del centro, pero hay que decir que es bastante cutre, yo elegiría otro.

Cheverny

Al día siguiente salimos de Blois para ver más castillos. Pasamos por Beauregard y Troussay, ambos estaban cerrados, así que antes de ir hay que comprobar los horarios de apertura. Cerca de Troussay nos tomamos un cafetito calentito en un pueblo pequeñito. Y llegamos a Cheverny.
Cheverny parece de dibujos animados, y es que es el castillo en el que Hergé se basó para crear Moulinsart, que aparece en Tintin. De hecho, hay un pequeño museo de Tintín dentro del dominio del Castillo, y el hecho de inspirar a Hergé le ha dado mucha fama al castillo. Estuvo habitado hasta 1985, y todavía hay perros de caza, y una sala de trofeos de caza. Aquí vemos una foto del castillo:

El castillo de Tintín es identico quitando los torreones de los dos lados:

Chaumont
Es el típico castillo de cuento de hadas:

Chaumont

Chaumont


No llegamos a ver el castillo por dentro, ya que en la inmensa propiedad en la que se encuentra, había dos cosas que nos llamaron la atención: “El festival de los jardines” y “el valle de las brumas”. En el primero distintos diseñadores de jardines exponen sus creaciones. El segundo es un paseito por el bosque entre brumas (la bruma era artifial) y tenía mucho encanto.

Amboise

En Amboise podemos encontrar su majestuoso castillo, que tiene una vista preciosa desde el otro lado del rio. Esta es una foto del castillo de Amboise, tomada desde el otro lado del rio, la llamada isla de Oro, que también pertenece a Amboise, y donde nos tomamos unas cervezas en The Shaker’s:

Si quereis ver todo lo que ofrece el castillo podeis ver este enlace.

Y además el Clos-Lucé, que es el castillo donde Leonardo da Vinci vivió sus últimos años invitado por el rey Francisco I. En el Clos-Lucé podemos encontrar ahora un museo sobre Leonardo con replicas de sus inventos. Leonardo murió en el Clos-Lucé y fue enterrado en el castillo de Amboise, en la capilla de San Huberto. Esta es la foto de la capilla:

A parte de esto, el pueblo en la zona cercana al castillo tiene mucho encanto, de hecho cenamos ahí esa noche y la noche siguiente, y es que teníamos el hotel bastante cerca.

También os ponemos este enlace de la oficina de turismo de Amboise. Aquí podreis conocer todo lo que hay que ver en Amboise, alojamiento, restaurantes, etc.

Chenonceau

Uno de los castillos más bonitos del valle. El castillo está construido sobre el rio Cher.

Chenonceau destaca por su arquitectura y su historia, pero también por la riqueza de sus colecciones como lo demuestra una visita al interior: mobiliario renacentista, importante conjunto de tapices de los siglos XVI y XVII, así como numerosos cuadros de los maestros de la pintura. Entre otros: Primatice, Corregio, Rubens, Tintoretto, Rigaud, Nattier, Van Loo.

Tiene dos jardines muy bien cuidados: el jardín de Diana y el jardín de Catalina.

En otra parte del complejo hay un laberinto circular de más de una hectarea.

Si visitais su página web vereis que tiene muchas cosas que visitar pinchando aquí

Y aquí os ponemos una foto del chenonceau:

Chateau de Noizay
Dos de las noches que estuvimos en el valle, las pasamos en el chateau de noizay, (que estaba habilitado como hotel), en un pueblo muy pequeñito, pero ahí estabamos cerca de varios castillos y nos permitía hacer rutas para verlos. Además teníamos ganas de dormir en un chateau.
Aquí podeis ver el castillo

El interior del castillo es muy chulo y las habitaciones son inmensas. Aquí va una foto del interior del castillo:

El chateau también tiene un restaurante de lujo, y la verdad es que come genial, aunque claro el precio es elevado. Y ya que estabamos, pues nos pusimos guapos para la cena:

Al día siguiente salimos para ver más castillos. La primera parada fue a desayunar en Amboise, en una pasteleria que tiene mucha fama allí que se llama Bigot, y la verdad es que se desayuna muy bien, aunque un poco caro.

Tours

Tours es la ciudad más grande de las que visitamos por el valle del Loira. Tiene unos 150.000 habitantes. Nos costó mucho aparcar. Una vez allí, lo único que destaca es su catedral. Así que la vimos, dimos un paseito por allí y proseguimos nuestra ruta. Aquí va una foto de la catedral de Tours:

Azay-Le-Rideau

El pueblo es muy pequeñito y muy muy bonito, el castillo tenía muy buena pinta, pero eran las 12 del mediodía y acababa de cerrar hasta las 2. Y es que allí se come muy pronto. Decidimos comer en el pueblo y seguir el camino. Yo probé una tortilla con patatas, y no tiene nada que ver con la tortilla de patatas española porque los trozos de patata eran muy grandes y escasos dentro de la tortilla, pero bueno no estaba mal.

Loches

Es un pueblo medieval, en el que su casco antiguo conserva la arquitectura desde hace varios siglos. En él se pueden ver varios monumentos como la torre del homenaje, el palacio real y la torre de san antonio.

Nosotros dimos un pequeño paseo por sus rincones y aquí va una foto de Loches:

Después de Loches, ya casi no nos bajamos del coche, y vimos varios pueblos con castillo: Montresor, Valençay y Chissay. Chissay es un castillo en el que uno puede alojarse, y la verdad es que tenía bastante buena pinta. El castillo de Valençay es bonito, pero era como el de Chambord, pero en miniatura, así que decidimos no entrar.

De aquí volvimos al hotel, pasando una vez más por Amboise, a cenar.

Al día siguiente ibamos a Mont Saint Michel, pero eso ya será otro post.

Hasta el próximo post.