Úbeda y Baeza: Patrimonio de la humanidad

Este puende de San José nos hemos quedado en casita para descansar, ahorrar, en fin … esas cosillas, pero ayer hicimos una excursión a Úbeda y a Baeza, que no las conocíamos. Os daremos nuestra opinión, teniendo en cuenta que hablamos de dos lugares declarados patrimonio de la humanidad en 2003 :).

Si vais a ir, (recomendados 100%), podéis encontrar información sobre estas dos ciudades en los siguientes enlaces: http://www.ubedainteresa.com y http://www.todosobrebaeza.com.

Los enlaces a los mapas de las ciudades los podéis encontrar aquí:

Mapa de Úbeda y Mapa de Baeza

Hicimos el recorrido por las dos ciudades en un día, llegando a eso de las diez de la mañana.

Úbeda
Primero llegamos a Úbeda, y dejamos le coche en un parking que hay en la plaza de Andalucía.
Nada más bajar del coche nos encontramos con la torre del reloj.
Desde la plaza de Andalucía bajando por la calle real se llega a la plaza del ayuntamiento, y muy cerca de ahí, en la calle Baja del Marqués se ubica el punto de información turística donde conseguimos un plano de la ciudad, aunque ya llevábamos uno que habíamos impreso de la página de ubedainteresa.com.

Dar un paseo por la ciudad es una experiencia muy bonita. No se tarda mucho y se ven innumerables muestras del arte del romanticismo (entre otras épocas). La parte que más nos gustó fue la plaza Vázquez de Molina, ya que en ella se encuentran muchos monumentos y las vistas son muy bonitas. . En la capilla del Salvador se puede ver un retablo y una sacristía muy bonitos, aunque cobran entrada de 3€.

Una foto en la plaza de Vázquez de Molina:

Carcel del Obispo

Carcel del Obispo

Ahí se ve la Carcel del Obispo y a la derecha un poco de la Colegiata de Santa María de los Reales Alcázares.

Terminando llegamos nuevamente a la plaza de Andalucía, nuestro punto de partida. Muy cerca de la plaza se encuentra la iglesia de la Santísima Trinidad. Ahí va una foto de esta preciosa iglesia:

Iglesia de la Santísima Trinidad

Iglesia de la Santísima Trinidad

Bueno, ya era la hora de las cañas.

Tapear en Úbeda

Decidimos comer de tapas, así que preguntamos a una mujer que nos recomendara algún sitio para tapear. Nos recomendó la Taberna Zoraida. La Taberna se encuentra en un callejón que se llama Cronista Pasquau, y está justo enfrente del Hospital de Santiago, a unos 3 minutos andando desde la plaza de Andalucía.
Cuando llegamos la taberna aún estaba cerrada y justo al lado había otra que se llama Taberna Zayta. Las tapas que ponen en esta taberna están muy bien. Después tomamos ahí otra tapa y ya fuimos a la taberna Zoraida. Recomendamos que si vais a Úbeda paseis por estos dos sitios a echar unas cañas. Ole y ole!!

Baeza

Después de comer fuimos a Baeza que está a tan sólo ocho kilómetros de Úbeda.

Baeza es más pequeño que Úbeda, y tiene menos monumentos que ver. Sin embargo, no sabemos si es por el hecho que que los monumentos están más cercanos o es que este pueblo tiene algo especial, Baeza nos gustó más que Úbeda. No sabemos muy bien como explicarlo, pero simplemente nos gustó más.

Al llegar dejamos el coche en un parking que hay en la calle Compañía. Desde ahí estamos a escasos metros de todos los monumentos más importantes del pueblo. Siguiendo la calle Compañía salimos a la plaza Santa Cruz donde encontramos la iglesia Santa Cruz, el palacio Jabalquinto y la antigua universidad.

Una foto del palacio de Jabalquinto:

Palacio de Jabalquinto

Palacio de Jabalquinto

Desde ahí bajamos por la calle Juan de Avila hasta la plaza de los leones, porque ahí está el punto de información turística, aunque como era la hora de la comida, aún estaba cerrado. En la plaza encontramos las antiguas carnicerías y escribanías y la puerta de Jaén y arco Villalar, además de la fuente de los leones.

Después seguimos dando un plácido paseo descubriendo las maravillas de este pueblo.

Os recomendamos una escapadita a este patrimonio de la humanidad.

Hasta el próximo post.

Mont Saint Michel.

Hola a todos.

En octubre de 2007 fuimos de luna de miel a Francia.
En coche de alquiler recorrimos el valle del loira y fuimos también al Mont Saint Michel. Sobre el valle del loira podeis leer el post pinchando aquí.

En este post os vamos a hablar sobre el Mont Saint Michel.

En este enlace podeis encontrar mucha información sobre el monte.

Es un destino espectacular, nosotros llegamos por la mañana, después de unas 3 horas de coche desde Noizay (valle del Loira) que es donde teníamos el hotel esa noche. Al llegar al Mont Saint Michel tienes que meter el coche en parking de visitantes, que es el primero que te encuentras.
Nada más llegar las vistas son increibles, la abadía imponente sobre el monte. Muy, muy bonito.

lunademiel_francia_08_18102007-571

Alojarse en el Mont Saint Michel

En el enlace que os hemos puesto arriba podeis ver los hoteles que hay dentro del monte. Nosotros nos alojamos en “Le mouton blanc”. Es un hotel de dos estrellas, pero está muy limpio y es muy bonito. Lo aconsejamos. Además no es nada caro, porque nos costó la habitación 75€ por una noche. En este enlace podéis ver el hotel y hacer la reserva online.

Las mareas

Hay que decir que cuando sube la marea el monte entero queda rodeado por agua, y el parking de visitantes se inunda, así que hay que mirar el horario de mareas en el enlace que os hemos dejado al principio del post, para saber a que hora hay que salir de allí, a menos que queramos que nuestro coche se lo lleve el agua. También al llegar al monte te avisan de la hora a la que sube la marea.
Para las personas que están alojadas se habilita un parking, que está más cerca del monte y que al estar en alto no se inunda.

Una vez entramos en el monte, la sensación de que el tiempo no ha pasado por ahí te invade por todo el cuerpo. La verdad es que el monte es bastante pequeño. De hecho hay una calle que sube hacia la abadía, y en esa calle se encuentran los hoteles, restaurantes y tiendas de recuerdos.

lunademiel_francia_08_18102007-585

Además de la abadía también se pueden ver cuatro museos muy curiosos, que puedes comprar un bono y te salen más baratos. Pero si vais con el tiempo justo, lo mejor es dedicarle tiempo a la abadía.

Contemplar desde las murallas como la marea avanza lentamente hasta cubrir totalmente la extensión que unas horas antes era tierra, es un espectáculo muy curioso. El problema es que sólo se puede ver si te alojas en un hotel, o si aparcas unos cientos de metros antes del monte, para evitar que la marea se lleve tu coche.

lunademiel_francia_08_18102007-594

Por la noche iluminan la abadía y desde la carretera se ve muy bonita y romántica.

lunademiel_francia_08_18102007-684

Cenamos en un restaurante, pegado a la muralla, donde ofrecían, como en todos los restaurantes del monte, la famosa tortilla del Mont Saint Michel. La tortilla la empezó a hacer la Mére Poulard hace muchísimos años, para que los peregrinos que llegaban al monte exhaustos del viaje recuperaran sus fuerzas.
La susodicha tortilla es simplemente huevo batido al punto de nieve, y al echarlo en la sartén se queda cuajado por fuera y blando por dentro. Definitivamente no recomiendo comer esa tortilla, aunque siempre se tenga curiosidad, la verdad es que no está muy buena…

lunademiel_francia_08_18102007-680

Al día siguiente teníamos que ir a París en coche. Nos levantamos tan temprano que coincidimos con la gente que llevaba la mercancía a hoteles y restaurantes, a eso de las 6 de la mañana. Los croissants, las fresas, etc.. se iban dejando en cajitas en las puertas de los restaurantes.

Recomendamos plenamente la experiencia de visitar este maravilloso legado histórico :).

Merida y Cáceres. Patrimonio de la Humanidad

Hola a todos.

El pasado Febrero de 2007 nos plantamos en Merida para celebrar San Valentín.

Mérida

Ya que era San Valentín decidimos alojarnos en un hotel con encanto y más caro de lo que solemos. Vimos una oferta en el Parador de Merida, y por 80€ la noche nos alojamos allí.

Estuvimos 2 noches. El trato del personal del Parador fue genial. La habitación muy amplia, muy limpia y muy acogedora. Así que le damos un diez al parador de Merida, aunque hay que tener en cuenta que pillamos la oferta, si no igual no hubiesemos ido

Monumentos de Merida

El legado romano en Merida es espectacular. El conjunto arqueológico de Mérida fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1993.

Se puede comprar una entrada única que da acceso a varios de los monumentos de Mérida. A nosotros nos costó 9€ y tienes acceso a: Teatro y Anfiteatro Romano, Casa del Anfiteatro, Santa Eulalia, Alcazaba, Casa de Mitreo y Columbarios, Zona arqueológica de Morería y el Circo Romano. Además te dan un libro de 83 páginas donde hablan de todos estos monumentos.

Teatro y anfiteatro romano de Mérida

Sin lugar a dudas el Teatro romano de Mérida es el monumento más famoso y visitado de esta ciudad. Está muy bien conservado y acoge un festival teatro clásico. Justo a su lado se encuentra el anfiteatro. La visita a estos dos monumentos es obligada, aunque el anfiteatro no se encuentra en buen estado de conservación.

Aquí va una foto del teatro

Y aquí podemos ver el estado del conservación del anfiteatro:

Casa del anfiteatro

Es una casa que se llama así por estar cerca del anfiteatro, pero no tiene nada que ver con éste. En ella se pueden ver un par de mosaicos y una parte de un canal de agua.

Circo romano

Se puede observar toda su planta. En el interior del edificio que han creado para conocer este monumento se puede ver una maqueta de como era en la antigüedad y un video sobre carreras de cuadrigas. Aquí va una foto del circo romano

 

Alcazaba

Es el único monumento árabe que se conserva en Mérida. Está situada junto al río Guadiana, y en su día se construyo para fines de defensa. Desde el interior hay una bonita vista del puente romano que cruza el Guadiana.

Santa Eulalia

Además de poder visitar la Basílica, se puede visitar la cripta, en la cual las excavaciones han sacado a la luz importantes restos visigodos y romanos.

Casa de Mitreo y Columbarios

La casa de Mitreo son los restos de una casa señorial romana (domus).

En cuanto al área de los Columbarios, se trata de una exposición funeraria, en la que se pueden ver distintos tipos de tumbas de la época romana.

Otros monumentos.

Paseando por la ciudad de Mérida uno puede disfrutar de otros monumentos de la época romana, como por ejemplo el arco de Trajano o el Templo de Diana. Aquí va una foto del arco de trajano:

Y aquí va una foto del templo de Diana, sacada de la wikipedia:

Una visita imprescindible en Mérida es su Museo Nacional de Arte Romano. Es un museo muy interesante en el que se puede disfrutar del arte romano, vidrio, numismática, cerámica, y muchísimas otras cosas. Si queréis más información pinchad aquí

 

Comer en Mérida

Uno de los problemas que tiene buscar restaurante en Mérida es el turismo. Y es que a la salida del Teatro romano y del Museo Nacional de Arte Romano te puedes encontrar con gente que te da propaganda de un restaurante. Nosotros nos dejamos llevar por esta propaganda y fuimos al restaurante Minerva, en la calle Pontezuela. Es un restaurante pensado para los turistas, porque la verdad es que no se come nada bien. Pedimos unas migas extremeñas, y estaban tan aceitosas que estuvimos gran parte de la tarde en la habitación del hotel con un empacho espectacular.

Para cenar fuimos de tapas. Cerca de la plaza de España, por las calles Sagasta, Berzocana y Santa Eulalia encontramos varios bares de tapas.

 

 

Cáceres

Cáceres fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1992.

Su casco viejo es espectacular y está prácticamente intacto desde la edad media y el renacimiento. Pasear por sus calles te devuelve a épocas pasadas. Dentro de las murallas, podemos encontrar hasta 80 edificios significativos, entre torres, puertas, casas, palacios y parroquias.

 

Una buena forma de empezar la visita del casco antiguo es accediendo a este desde la plaza mayor. En la plaza mayor de Cáceres encontramos varios restaurantes y bares de tapas, para reponer fuerzas. Así se ve el inicio del casco antiguo desde la plaza mayor:

 

Trujillo

De vuelta a casa decidimos parar en Trujillo a comer, y la verdad es que acertamos, porque la plaza mayor de Trujillo es una pasada.

Y allí concluyó nuestro viaje a extremadura. A nosotros nos encantó.

Hasta el próximo post.

Candelario. Sierra de Bejar. Salamanca

Hola a todos.

Aprovechamos el puente de la Inmaculada en Diciembre de 2007 para escaparnos a la provincia de Salamanca, más concretamente a Candelario, en la sierra de Bejar. Visitamos algunos pueblos y la capital, Salamanca. Así que vamos a ir por partes.. 🙂

Candelario

Candelario es un pueblo de sierra. Un sitio que invita al relax, al descanso y a la buena vida. Y digo que invita a la buena vida, porque se puede descansar y se come maravillosamente. Desde aquí se pueden hacer numerosas rutas en quad por la sierra o senderismo (nosotros no probamos ninguna de estas actividades), también tenemos muy cerquita la estación de esquí de La Covatilla, que es muy pequeñita, pero suficiente para esquiar un poquito.
De Candelario se dice que es uno de los pueblos más bonitos de España, y la verdad es que belleza y encanto no le falta a este pueblo de sierra.
Mirad un foto, para que os hagais una idea:

Una de las cosas que llama la atención de la arquitectura del pueblo, a parte de sus casas blancas con piedra, son las batipuertas. Son unas puertas dobles que existen en la mayoría de las casas, que permiten tener la puerta abierta y que no entren los animales. Mirad una foto:

Esta foto está sacada de la página www.candelario.info, en esta página podreis ver más fotos, y además un listado de alojamientos, bares, restaurantes, etc..

¿Donde alojarse en Candelario?

En la página que os comento un poco más arriba encontrareis todos los alojamientos en el pueblo. La oferta es bastante amplia. Nosotros estuvimos alojados en la posada real La casa de la Sal. Hay que decir que la casa está genial. La habitación era muy acogedora, los dueños muy amables y la limpieza era fantástica, el desayuno correcto sin más. La verdad es que está muy bien, pero nos pareció un poco caro.

Comer en Candelario

Aprovechando que estamos en esas tierras no podemos dejar de comer jamón ibérico. Exquisito. En todos los pueblos en los que estuvimos nos pedimos una (o media) ración de jamoncito ibérico. Una de las noches cenamos en el restaurante “El ruedo”, que es bar de tapas y restaurante. Se cena muy bien, con un buen ribera de Duero, la comida excelente. En candelario hay varios bares de tapas, nosotros estuvimos en dos de ellos: El portón y el refugio. En ambos sirven unas tapas muy buenas (y gratis) como jamón, empanada, champiñones.. En el Refugio concretamente estuvimos muy agusto con su estufa de leña y es especialmente acogedor 🙂 .

La covatilla

La estación de esquí de la covatilla está muy cerca de Candelario, y la señalización es muy buena. Es una estación pequeñita, pero suficiente para los que se quieren iniciar en esto del esquí, y para los esquiadores de nivel medio que quieren quitarse el mono y otras estaciones más grandes les pillan lejos.

La estación es muy nueva y las instalaciones tienen muy buena pinta, pero la verdad es que nosotros no pudimos disfrutar del esquí, ya que no había nieve suficiente (estabamos a primeros de diciembre), pero aún así subimos a verla y a hacer alguna fotito.

Salamanca

Salamanca es impresionante. Es una ciudad nombrada en 1998 Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Pasear por Salamanca es una pasada. La plaza mayor, la universidad, las dos catedrales, etc…

Otra cosa que se puede hacer por Salamanca es ir de tapas. La calle Van Dyck tiene varios sitios para tapear. En la plaza mayor y en los alrededores también encontramos bastantes sitios, aún así, nos gustó más el tapeo de La Alberca y Candelario, aunque igual fue porque acertamos menos en los sitios que visitamos en Salamanca. Aún así también estuvo fenomenal.

La Alberca

Este pueblo de la sierra de Francia, también se encuentra entre los más bonitos de España, y con razón. Es una pasadaaaaaaaa!!!!

Aquí podeis ver una foto de la plaza de La Alberca:

Allí se puede degustar, como en toda la zona, un jamón ibérico exquisito. Aunque este tiene algo especial, podeis comprobarlo en este otro post que hemos escrito:

https://viajeindalo.wordpress.com/2008/05/28/la-alberca-%c2%bfel-mejor-jamon-serrano-del-mundo/

Esperemos que este post os sirva de ayuda si vais por aquella zona.

Qué rico el jamoncito!!!

Hasta el próximo post.

El valle del Loira. Castillos y pueblos

El Loira es un río frances. Es el más largo del país y pasa, entre otras ciudades, por Orleans, Tours y Nantes.

La concentración de monumentos, principalmente castillos, en la zona conocida como “Valle del Loira” le ha valido para que la UNESCO lo declarara patrimonio de la Humanidad en el año 2000.

Nosotros fuimos de luna de miel, entre otros sitios, por el valle del loira con un coche de alquiler. Os queremos contar los sitios que vimos, lo que nos llamó la atención y lo que más nos gustó.

Nuestra planificación era para cuatro noches, así que no podríamos ver todo lo que ofrece el valle, con lo que decidimos ver la zona entre Orleans y Tours.

Orleans.

Llegamos al aeropuerto de Orly. Según nosotros, es un aeropuerto bastante malo. En la zona de embarque (cuando regresabamos) no había ni una sola tienda y una sola cafetería. Pero bueno, cogimos nuestro coche alquilado con Hertz, un opel corsa, y todo genial. Siempre alquilamos con Hertz porque siempre nos tratan bien y no hemos tenido, de momento, ningún problema con ellos.

Desde Orly nos fuimos a Orleans, parando a comer algo que teníamos bastante hambre.

Orleans es una ciudad de más de 100.000 habitantes, y lo más llamativo que tiene es su espectacular catedral gótica. La parte que vimos y que es la más bonita de la ciudad son las calles que hay desde la Rue Jeanne d’Arc (que lleva a la catedral) bajando hacia el río y también la Place du Martroi. Hay varias calles peatonales que tienen mucho encanto para dar un paseito por ellas y comer o cenar ahí. Justo debajo de la catedral hay un parking, muy interesante para dejar el coche si el hotel está alejado de esa zona.
Un par de fotos de Orleans:

Orleans

Orleans


Orleans

Orleans


En la Rue du Bourgogne, encontramos un pub que se llama Paxton’s. Lo llevaba un hombre muy majo, que hablaba un poco de castellano y se hizo amigo nuestro, y nos enseñó el pub entero, que los fines de semana lo abren del todo, pero como era día de diario solo estaba abierta una parte. En el pub sonaba blues, nos tomamos una cerveza y el dueño nos invitó a otra.. mooola!

Después cenamos en esa misma calle, en una creperie.. muy rico todo. En Orleans pasamos una noche en el hotel Escale Oceania Orléans, en el 16 Quai Saint Laurent, lo cogimos porque aunque era de 2 estrellas la gente hablaba bien de él.. Está cerca del centro, aunque fuimos en coche, y limpio, así que fenomenal.

Meung-sur-Loire

Es un pueblo pequeñito, que está muy cerca de Orleans. El centro es bastante acojedor, y tiene un castillo y una iglesia bastante impresionantes, teniendo en cuenta el tamaño del pueblo. Nosotros llegamos tempranito y el castillo aún no estaba abierto, la entrada cuesta 7€, así que nos tomamos un café y nos fuimos, pero mereció la pena pasar por aquí. Mirad una fotito que hicimos ahí:

Meung-sur-Loire

Meung-sur-Loire

Chambord

Sin lugar a dudas uno de los castillos más impresionantes, no solo por su bella arquitectura renacentista sino también por su tamaño. Consta de 6 torres, 440 habitaciones, 365 chimeneas y 84 escaleras. Aquí vemos una foto el castillo de Chambord:

Su visita es muy recomendable, en el interior se pueden ver varios aposentos, y sobre todo, la escalera de doble helice donde, los que bajan no veían a los que subían, muy curioso.

Blois

Después de Chambord llegamos a Blois. Decidimos pasar la noche allí porque tenía un castillo. Sin embargo el pueblo en sí es más bonito que el castillo, de hecho al castillo no pasamos. En el punto de información turística nos dieron un folleto donde te indicaban cuatro rutas que se pueden hacer a pie, mientras ves los monumentos. Y la verdad es que está muy chulo, porque en el suelo vas encontrando las señales para seguir tu ruta. Nosotros hicimos la ruta “flor de lis” (la dirección de la flor indica hacia donde tienes que ir):

La verdad es que el pueblo tiene mucho encanto, y como decía, el castillo no nos llamó mucho la atención, aunque todo el mundo dice que es muy bonito, preferimos hacer una rutita por la ciudad.
A las 7 de la tarde, ya no había nadie por las calles y nos costó mucho encontrar un sitio para cenar, de hecho, al final tuvimos que comernos un par de sandwiches en un puesto en la calle y marcharnos al hotel. El hotel Le Savoie, 6-8 Rue Du Dr Ducoux, lo cogimos porque estaba cerca del centro, pero hay que decir que es bastante cutre, yo elegiría otro.

Cheverny

Al día siguiente salimos de Blois para ver más castillos. Pasamos por Beauregard y Troussay, ambos estaban cerrados, así que antes de ir hay que comprobar los horarios de apertura. Cerca de Troussay nos tomamos un cafetito calentito en un pueblo pequeñito. Y llegamos a Cheverny.
Cheverny parece de dibujos animados, y es que es el castillo en el que Hergé se basó para crear Moulinsart, que aparece en Tintin. De hecho, hay un pequeño museo de Tintín dentro del dominio del Castillo, y el hecho de inspirar a Hergé le ha dado mucha fama al castillo. Estuvo habitado hasta 1985, y todavía hay perros de caza, y una sala de trofeos de caza. Aquí vemos una foto del castillo:

El castillo de Tintín es identico quitando los torreones de los dos lados:

Chaumont
Es el típico castillo de cuento de hadas:

Chaumont

Chaumont


No llegamos a ver el castillo por dentro, ya que en la inmensa propiedad en la que se encuentra, había dos cosas que nos llamaron la atención: “El festival de los jardines” y “el valle de las brumas”. En el primero distintos diseñadores de jardines exponen sus creaciones. El segundo es un paseito por el bosque entre brumas (la bruma era artifial) y tenía mucho encanto.

Amboise

En Amboise podemos encontrar su majestuoso castillo, que tiene una vista preciosa desde el otro lado del rio. Esta es una foto del castillo de Amboise, tomada desde el otro lado del rio, la llamada isla de Oro, que también pertenece a Amboise, y donde nos tomamos unas cervezas en The Shaker’s:

Si quereis ver todo lo que ofrece el castillo podeis ver este enlace.

Y además el Clos-Lucé, que es el castillo donde Leonardo da Vinci vivió sus últimos años invitado por el rey Francisco I. En el Clos-Lucé podemos encontrar ahora un museo sobre Leonardo con replicas de sus inventos. Leonardo murió en el Clos-Lucé y fue enterrado en el castillo de Amboise, en la capilla de San Huberto. Esta es la foto de la capilla:

A parte de esto, el pueblo en la zona cercana al castillo tiene mucho encanto, de hecho cenamos ahí esa noche y la noche siguiente, y es que teníamos el hotel bastante cerca.

También os ponemos este enlace de la oficina de turismo de Amboise. Aquí podreis conocer todo lo que hay que ver en Amboise, alojamiento, restaurantes, etc.

Chenonceau

Uno de los castillos más bonitos del valle. El castillo está construido sobre el rio Cher.

Chenonceau destaca por su arquitectura y su historia, pero también por la riqueza de sus colecciones como lo demuestra una visita al interior: mobiliario renacentista, importante conjunto de tapices de los siglos XVI y XVII, así como numerosos cuadros de los maestros de la pintura. Entre otros: Primatice, Corregio, Rubens, Tintoretto, Rigaud, Nattier, Van Loo.

Tiene dos jardines muy bien cuidados: el jardín de Diana y el jardín de Catalina.

En otra parte del complejo hay un laberinto circular de más de una hectarea.

Si visitais su página web vereis que tiene muchas cosas que visitar pinchando aquí

Y aquí os ponemos una foto del chenonceau:

Chateau de Noizay
Dos de las noches que estuvimos en el valle, las pasamos en el chateau de noizay, (que estaba habilitado como hotel), en un pueblo muy pequeñito, pero ahí estabamos cerca de varios castillos y nos permitía hacer rutas para verlos. Además teníamos ganas de dormir en un chateau.
Aquí podeis ver el castillo

El interior del castillo es muy chulo y las habitaciones son inmensas. Aquí va una foto del interior del castillo:

El chateau también tiene un restaurante de lujo, y la verdad es que come genial, aunque claro el precio es elevado. Y ya que estabamos, pues nos pusimos guapos para la cena:

Al día siguiente salimos para ver más castillos. La primera parada fue a desayunar en Amboise, en una pasteleria que tiene mucha fama allí que se llama Bigot, y la verdad es que se desayuna muy bien, aunque un poco caro.

Tours

Tours es la ciudad más grande de las que visitamos por el valle del Loira. Tiene unos 150.000 habitantes. Nos costó mucho aparcar. Una vez allí, lo único que destaca es su catedral. Así que la vimos, dimos un paseito por allí y proseguimos nuestra ruta. Aquí va una foto de la catedral de Tours:

Azay-Le-Rideau

El pueblo es muy pequeñito y muy muy bonito, el castillo tenía muy buena pinta, pero eran las 12 del mediodía y acababa de cerrar hasta las 2. Y es que allí se come muy pronto. Decidimos comer en el pueblo y seguir el camino. Yo probé una tortilla con patatas, y no tiene nada que ver con la tortilla de patatas española porque los trozos de patata eran muy grandes y escasos dentro de la tortilla, pero bueno no estaba mal.

Loches

Es un pueblo medieval, en el que su casco antiguo conserva la arquitectura desde hace varios siglos. En él se pueden ver varios monumentos como la torre del homenaje, el palacio real y la torre de san antonio.

Nosotros dimos un pequeño paseo por sus rincones y aquí va una foto de Loches:

Después de Loches, ya casi no nos bajamos del coche, y vimos varios pueblos con castillo: Montresor, Valençay y Chissay. Chissay es un castillo en el que uno puede alojarse, y la verdad es que tenía bastante buena pinta. El castillo de Valençay es bonito, pero era como el de Chambord, pero en miniatura, así que decidimos no entrar.

De aquí volvimos al hotel, pasando una vez más por Amboise, a cenar.

Al día siguiente ibamos a Mont Saint Michel, pero eso ya será otro post.

Hasta el próximo post.

Sevilla tiene un color especial

Hola a todos.

Pues sí, Sevilla tiene un color especial. Nosotros lo pudimos comprobar el pasado 1 de Mayo de 2008, aprovechando el día del trabajo, nos pasamos por allí.

Hay que decir que Sevilla tiene un color especial, pero también un calor especial, porque si te descuidas te puedes achicharrar bastante.

Nosotros estuvimos muy poco tiempo, pero el suficiente para hacernos una idea de las bellezas de esta ciudad. Y hay que decir que Sevilla es una ciudad Patrimonio de la Humanidad, y es que en 1987 la UNESCO nombró como patrimonio de la humanidad la catedral, el alcazar y el archivo de indias de Sevilla.

Lo primero es ir a la Avenida de la Constitución, muy cerca de la catedral y recoger información en el punto de información turística, aunque existen otros puntos de información turística más: en la plaza de San Francisco (ayuntamiento), en la calle Arjona, en la estación de Santa Justa, y en la plaza del Triunfo.
Desde ahí iniciamos nuestro paseo por Sevilla, empezando por la Catedral y la Giralda, el archivo de Indias y el Alcazar y sus jardines. En esa misma zona también podemos ver el convento de la Encarnación, el Hospital de los Venerables y el Palacio Arzobispal.

Desde ahí nos podemos dirigir hacia el río, y ver la maestranza y la Torre del Oro.
Después podemos proseguir por ese lado del río para llegar al Palacio de San Telmo, y desde ahí dirigirnos a la Plaza de España, pasando por el teatro Lope de Vega.

A nosotros, la Plaza de España es lo que más nos ha impresionado de Sevilla. Y, como no, nos hicimos una foto en el banco correspondiente a la provincia de Ciudad Real, nuestra tierra.

El Parque de Maria Luisa merece un buen paseo, y una forma muy divertida de hacerlo es en bici, y es que en el parque alquilan un medio de transporte que es como dos bicis juntas y que lleva un volante, hay para 2/3 personas o para 4/6. Si vais a alquilar uno de esos cacharros, poneos en la cola correcta, que nosotros nos pusimos en la del 4/6 y cuando nos tocaba nos dijo el hombre que los de 2 personas los llevaba su compañero, ale! otra vez a hacer cola. Nosotro alquilamos el cacharro por media hora, costaba 7 euros, y con media hora te da tiempo a ir despacito, parar para hacer fotos y ver el parque, aunque solamente por los caminos asfaltados.

Aquí os dejamos unas fotos de Sevilla: La catedral, La plaza de España, y el Parque de Maria Luisa:

Catedral de Sevilla


Plaza de España

Plaza de España


Plaza de España

Plaza de España


Parque de Maria Luisa

Parque de Maria Luisa

De tapas en Sevilla

Lo primero que preguntamos en el punto de información turístico fue sobre tapear en Sevilla.
En Sevilla hay dos zonas de tapeo, una entre las plazas del Salvador, Alfalfa y Pescadería. La otra está en la calle Mateos Gago y alrededores, justo detras de la catedral.
Nosotros fuimos a la calle Mateos Gago y estuvimos en dos sitios:

  • Bar Giralda. Tienen un montón de raciones y tapas, se come bastante bien. Nosotros probamos la tapa de Calabacín relleno de jamón, y la verdad es que el jamón era dificil de encontrar, y el flamenquín, tipico de la zona. Ambos muy ricos.
  • La Goleta. Nos gustó mucho, tienen montaditos variados como por ejemplo jamón serrano con salmorejo o con roquefor, carne mechá. Y su tapa estrella (al menos según nosotros) la tortilla candida, que es tortilla de patata, y en la mitad tiene salsa rosa y atún. Cuando volvamos a Sevilla iremos allí.

Además después del paseo por el parque de Maria Luisa pasamos por el bar “Las Lapas”, en la calle San Gregorio nº6. Recomendamos no ir a ese bar, y es que nos pasaron varias cosas. Lo primero es que el camarero era un rancio (cosa que nos da igual, pero estando en Sevilla no se puede consentir un camarero rancio, no?), después resulta que pedimos 2 Shandys y sin decirnos nada nos planta dos copas gigantes de cerveza con limón, que resulta que no es lo mismo que la Shandy, y además no queríamos tanta cantidad. Después le preguntamos si podía ponernos algo de tapita, unas patitas fritas o algo, y nos dice que no y con muy mala cara. Y para terminar, cada copa de cerveza 3.30€ más iva, total 7.06€. Así que no vayais a ese sitio, que en Sevilla sitios para tomar cervezas hay muchos.

Por último decir que Sevilla tiene mucho encanto, y que seguro que volveremos porque nos hemos dejado mucha parte de la ciudad por ver, pero por lo menos hemos visto lo principal.

Hasta el próximo post.